Descalzos al fin sus pies...  desnudos de sentimientos... 
decide virar sus huellas, liberarse del silencio. 

Es un bergantín sin brea, que botan a sotavento… 
y así se encomienda el alma... bajo el cielo descubierto.